Envases

Envases para productos dermocosméticos

La selección de los envases para productos dermocosméticos es un elemento fundamental durante la etapa de su diseño. Inclusive puede ser determinante para la decisión de compra de un producto por parte del consumidor.
¿Es sólo un tema de imagen del producto? ¿Cómo es seleccionado el tipo y el material del recipiente que contendrá un nuevo diseño en Dermocosmética?
Estos y otros detalles los resumimos en esta nota.

¿Qué es el sistema envase-cierre?

Se conoce con este término al conjunto del recipiente que contiene el producto, como puede ser un envase tipo botella y su tapa. A este sistema también se lo conoce como Empaque primario por ser el que está en contacto directo con el producto propiamente.

Algunos productos sólo tienen un empaque primario, otros además contienen un segundo empaque (Empaque secundario) como puede ser una caja o estuche de papel en el que se encuentra el empaque primario.

¿Cómo se selecciona el sistema de envase-cierre para un producto?

Durante la etapa de diseño del producto se consideran los siguientes criterios:

1. Imagen

El empaque es parte de la personalidad del producto y la marca.

Un ejemplo claro de la importancia de este aspecto es la industria de la perfumería, donde la mayoría de las marcas cuentan con diseños exclusivos para sus empaques primarios.

2. Protección al producto

El sistema de envase-cierre debe ser capaz de proteger al producto del efecto de la humedad, la temperatura ambiental y cualquier otro agente externo. Por lo que debe ser impermeable al ambiente.

Así mismo, no debe permitir la migración del producto o fuga del mismo hacia el exterior.

Para asegurar lo anterior, en la etapa de diseño se realizan pruebas con diferentes tipos de materiales como plástico de diferentes composiciones, vidrio,  metal, entre otros.

Durante el período de pruebas se evalúa la capacidad del envase y material de mantener el producto sin alteraciones químicas, físicas y microbiológicas.

Esto es parte de los estudios de estabilidad y funcionalidad para la aprobación de un nuevo diseño.

3. Aplicación del producto:

El sistema de envase debe permitirle al usuario su aplicación de una manera fácil.

Para cumplir este propósito se debe considerar también la consistencia y forma física del producto. Por ejemplo, un Serum facial de consistencia fluida es más fácil de aplicar si tiene un dosificador del tipo cuenta gotas.

4.Costo:

Debe existir una proporcionalidad entre la funcionalidad y el costo del envase, principalmente se debe evaluar si la selección del envase significa un valor real para el usuario.

¿Son todos los envases iguales?

Como ya mencionamos, la selección de envase tanto en su forma como en el tipo de material inciden directamente en su calidad y seguridad.
 
Debemos recordar que todo cosmético, aún los certificados como naturales, son una mezcla de sustancias químicas que eventualmente podrían interactuar o reaccionar con el material de empaque primario. Por lo que un envase es específico para cada producto.

¿Cuáles son las nuevas tendencias de la industria?

La mayoría de los mercados han armonizado las normas para el diseño y fabricación de productos, por lo que las pruebas de estabilidad y funcionalidad son ya un requisito para muchos países.

Para algunos mercados tan importante es asegurar la funcionalidad del envase como probar las prácticas de sostenibilidad.

Por esta razón, la exigencia de materiales reciclables, biodegradables y de fuentes renovables es una tendencia en mercados con consumidores ambientalmente responsables.

Algunas marcas ofrecen la opción de repuesto de parte del envase, alineado también a minimizar el impacto ambiental.

El vidrio ha sido por excelencia el material que mejor cumple los requisitos de calidad y seguridad para productos dermocosméticos. En los últimos años del siglo XX el auge del plástico hizo que ese material fuera desplazado, pero recientemente está tomando de nuevo protagonismo.

Los sistemas de dosificación denominados «Airless» son una tendencia para preparaciones faciales fluidas con activos sensibles al oxígeno.

Los envases color ámbar tanto en formato ampolla como en botella están siendo utilizados para activos sensibles a la luz, también le confiere una imagen al producto que nos recuerda un medicamento por lo que también puede existir un componente de Neuromarketing en algunos casos.

Recomendación final al consumidor:

Durante la etapa de pruebas de diseño se determina el material que mejor mantiene el producto cosmético, por  lo que recomendamos no de trasvasar o dividir el producto en recipientes genéricos que no sean de las mismas características del original.

Recordemos que el fabricante asegura la efectividad y seguridad del producto en su empaque original, así como al utilizarlo tal y como se indica en su etiquetado.

Si tienes alguna consulta sobre este tema, envíame un mensaje a consultas@apoderma.com que será un gusto contestarte.

Puedes compartir esta nota si consideras que puede ser de utilidad para alguien más.

Dra. Cristina Prado

Licenciada en Farmacia

Máster en Dermocosmética

Referencias:

RTCA 71.03.49:08: Buenas prácticas de manufactura para los laboratorios fabricantes de productos cosméticos

Comience a escribir y presione Entrar para buscar

Carrito de compras
hol