¿Cuándo debo usar mi producto cosmético?

Una de las consultas más frecuentes cuando se adquiere un nuevo producto para el cuidado de la piel del rostro es si se puede usar día y noche.
Por esta razón hemos diseñado la presente nota que resume el proceso de diseño de un producto cosmético.

Fin y uso previsto de un producto cosmético

Cada producto cosmético es diseñado para un fin y uso previsto. Desde su diseño se ha considerado la zona en la que será utilizado y la frecuencia de aplicación para obtener un efecto específico.

Lo anterior debe estar claramente declarado en el etiquetado del producto, por lo que la primera guía a seguir ante la duda de como utilizar el producto será siempre su etiqueta.

Activos y excipientes

Los activos son las sustancias o mezclas de sustancias incluidas en un producto cosmético para lograr el efecto deseado.

Por su parte, los excipientes son las sustancias del producto con funciones como facilitar la mezcla de los ingredientes, lograr la consistencia y textura deseada, proporcionar color y aroma, mejorar su aplicación, entre otras.

Algunos activos y excipientes pueden ser fotosensibilizantes, osea que en presencia de la radiación solar pueden producir reacciones no deseadas en el usuario. Esta condición hace que como parte del diseño sea necesario definir como restricción de uso el día y reservar su aplicación sólo para la noche.

Esta condición y advertencia debe estar declarada en el etiquetado del producto.

Otro aspecto a considerar es que muchos de los tratamientos de día ya contienen filtros solares. En estos casos si el producto se usa por la noche el beneficio de la fotoprotección no tendría ningún efecto.

Procesos celulares de la piel

La actividad celular de la piel así como sus procesos metabólicos y fisiológicos varían durante el día.

Ya en otras ocasiones hemos mencionado que durante el ciclo del sueño nocturno las células de la piel aprovechan para llevar a cabo procesos de regeneración celular y eliminación de toxinas.

Estas condiciones fisiológicas son consideradas durante la etapa de diseño del producto, con el fin de crear formulaciones que favorezcan los procesos metabólicos naturales y suplir las necesidades específicas de cada condición.

De esta forma, un diseño de producto para Día considera los requerimientos de la piel cuando inicia la jornada diurna.

Dentro de los aspectos que el departamento de Investigación y Desarrollo considerará pueden estar por ejemplo: los contaminantes ambientales a los que la piel estará expuesta, necesidad de hidratación, la experiencia que el usuario busca tener durante el día como puede ser efecto matificante, entre otros aspectos.

Por otro lado, una formulación nocturna buscará recuperar la piel de los posibles daños de los agentes a los que ha estado expuesta durante el día, así como potenciar los procesos metabólicos por lo que es frecuente encontrar los tratamientos nutritivos para aplicación nocturna.

Recomendación final

En resumen tanto los activos funcionales como el sensorial son dos aspectos cuidadosamente definidos en la etapa de diseño de un producto considerando la hora de aplicación óptima para obtener los resultados esperados.

Por tanto, el usuario debe seguir las indicaciones de uso incluidas en el etiquetado para obtener los resultados esperados y evitar efectos no deseados.
En caso de que persista duda debe acudir a un profesional idóneo quien le indicará la forma correcta de utilizar el producto.
Y recuerda que si deseas más información sobre este tema o alguna condición de salud de tu piel, escribe al correo electrónico consultas@apoderma.com, con gusto atenderemos sus consultas.

Comience a escribir y presione Entrar para buscar

Carrito de compras
hol