Manchas en la piel

La hiperpigmentación de la piel es la presencia de manchas de color marrón principalmente.
Ésta es una de las condiciones que causa más preocupación y consultas en la población en general.
Tanto por su relación con el desarrollo de Melanoma o cáncer de piel como por la afectación emocional en las personas que tienen dicha condición, la convierte en un tema importante de analizar.
En la siguiente nota resumimos los principales aspectos a considerar para el abordaje de esta condición.

¿Cuáles son las principales causas de la presencia de manchas?

La coloración de la piel de cada individuo se da gracias a una sustancia llamada melanina, la cual es sintetizada por los Melanocitos que son células localizadas en la Dermis de la piel. Este proceso es conocido como Melanogénesis o generación de la Melanina.

La Melanina sintetizada por los Melanocitos puede ser de dos tipos:

  1. Eumelanina: coloreada y responsable de la coloración oscura de la piel
  2. Feomelanina: incolora, presente en mayor proporción en personas de piel blanca (Fototipo I y II)

Los Melanocitos transfieren la Melanina a través de las diferentes estructuras de la piel y se deposita en células como son los Granulocitos de la Epidermis y los Corneocitos donde finalmente se da el proceso de desprendimiento.

La producción de Melanina puede estar aumentada por dos vías:

  1. Cantidad normal de Melanocitos pero con una sobreproducción de Melanina
  2. Cantidad aumentada de Melanocitos que producen Melanina

El proceso bioquímico que se lleva a cabo en los Melanocitos es controlado por hormonas y existen factores que pueden estimular este proceso, como son:

  1. Radiación UV
  2. Alteraciones en los niveles de estrógenos
  3. Tratamientos farmacológicos
  4. Enfermedades sistémicas como alteraciones en sistema endocrino y diabetes

De esta forma, las manchas que se atribuyen a una sobreproducción de Melanina a su vez pueden deberse a distintas causas.

Por otra parte, existen manchas que se deben a otras razones y no a la sobreproducción de Melanina. Entre estas razones están:

  1. Tratamientos farmacológicos por un mecanismo distinto al de estimulación de la Melanogénesis citada anteriormente. Algunos medicamentos actúan como fotosensibilizantes y otros o sus metabolitos se depositan en estructuras celulares generando la coloración oscura.
  2. Procesos post-infllamatorios como el Acné, cuyo proceso de cicatrización puede causar manchas.
  3. Depósito de sustancias como metales pesados, perfumes que por su composición puede causar una reacción en el sitio de aplicación.
  4. Radiación solar que produce depósito de sustancias en la piel con coloración oscura.

Evaluación visual de las manchas

Las manchas varían en forma, tamaño, color e intensidad del tono. En todos los casos su presencia genera preocupación por el potencial de malignidad o indicación de una patología de fondo que requiere atención médica.

Por esta razón, la autoevaluación es primordial para la prevención de complicaciones así como para la selección del protocolo a seguir para su prevención y control.

A continuación una descripción de las principales tipos de manchas:

1. Pecas:

Son machas de color pardo, pequeñas, normalmente presentes en personas de piel blanca.

Se localizan principalmente en zona del rostro, escote, hombros y espalda. Su intensidad puede aumentar con la exposición a la radiación solar que estimula la síntesis de Melanina.

Aunque su presencia no representa malignidad, la piel con pecas puede ser susceptible a desarrollar cáncer de piel por lo que la fotoprotección muy alta y evaluación frecuente debe realizarse de forma preventiva.

2. Lunares

Manchas de coloración marrón a negro, de bordes delimitados. Normalmente son de carácter hereditario y no representan malignidad pero ante cualquier sospecha por su evolución, inflamación, cambio en forma, tamaño y/o color deben ser evaluados por un Dermatólogo.

3. Léntigo solar o senil:

Son manchas marrón o café claro, en forma de lenteja, con bordes bien delimitados. Se asocian a una sobre exposición solar y aparecen con la edad principalmente en el rostro y la parte externa de las manos. Aunque su presencia no representa malignidad, al existir una relación con la radiación solar deben ser evaluadas por un Dermatólogo ante cualquier sospecha.

También existen Léntigos no asociados con la exposición solar y se relacionan con trastornos hereditarios.

4. Melasma o paño de embarazo:

Manchas extensas en la zona de la frente, pómulos, labio superior, mentón. Están relacionadas con cambios hormonales que estimulan la síntesis de Melanina como es el embarazo, la menopausia y el uso de anticonceptivos orales.

La evolución e intensidad de la coloración puede incrementarse con la exposición a las radiaciones solares. Se presentan con mayor frecuencia en personas de piel oscura (Fototipos IV y V)

5. Coloración oscura en pliegues, cuello, axilas, rodillas, codos y zonas no expuestas a la radiación solar

Son manchas oscuras que abarcan zonas extensas, al tacto la piel no se presenta lisa sino con cierta rugosidad.

Este tipo de manchas debe ser evaluada por un especialista pues tienen su origen en enfermedades sistémicas como pueden ser diabetes, alteraciones del sistema endocrino, entre otras.

¿Cuándo acudir al dermatólogo?

Los siguientes son escenarios que requieren una evaluación por un especialista:
  1. Cambios en forma, color, tamaño
  2. Antecedentes familiares de cáncer de piel
  3. Sospecha de enfermedad sistémica
  4. Presencia de inflamación, costras, queratosis, ampollas
  5. Evolución muy evidente en un período corto de tiempo
  6. Ante cualquier sospecha de malignidad

Protocolos de tratamientos

La selección del tratamiento a seguir dependerá de cada caso. En general se tienen los siguientes tipos de tratamientos
  1. Farmacológico: indicado bajo prescripción médica, de acuerdo con la regulación de cada mercado y al diagnóstico realizado.
  2. Dermocosmético: utilización de productos con efectividad comprobada bajo un esquema como el siguiente:
    1. Fotoprotección muy alta en todos los casos
    2. Antioxidantes para inhibir la acción de radicales libres en la etapa primera de la síntesis de Melanina
    3. Despigmentantes que actúan en diferentes fases de la Melanogénesis, bajo un esquema específico de acuerdo con cada activo
    4. Exfoliantes tanto mecánicos como químicos, los alfahidroxiácidos son buenos coadyuvantes en el tratamiento.
  3. Nutricosméticos: preparados orales principalmente en cápsulas con propiedades para inhibir el proceso de Melanogénesis.
  4. Maquillaje correctivo: aplicación de preparados con pigmentos para disimular la apariencia de la mancha, hoy día están disponibles en presentaciones que además del color aportan protección solar al contener filtros solares así como agentes hidratantes y anti-envejecimiento entre otros activos.
  5. Aparatología (crioterapia y láser): en el caso de manchas localizadas no sólo en la Epidermis sino también en la Dermis y luego de la evaluación por parte de un especialista. En caso de manchas benignas se debe evaluar el riesgo-beneficio por la posibilidad de cicatrices luego del procedimiento.
En todos los casos, se requiere una evaluación por parte de un profesional idóneo con el fin de realizar un diagnóstico correcto considerando historial del paciente, antecedentes clínicos, signos y síntomas para determinar el protocolo correcto a cada caso.
Si desea más información sobre este tema escriba al correo electrónico consultas@apoderma.com, con gusto atenderemos sus consultas.

Comience a escribir y presione Entrar para buscar

Carrito de compras
hol